//
Estás viendo...
Textos

Perder la virginidad con un libro erótico


Uno de los tweets del libro.

Llevo diez años escribiendo, pero sigo siendo una escritora novel -eufemismo para no llamarnos directamente desconocidos- y publicar sigue siendo un reto, romper el hielo, perder la virginidad, traer el primer hijo al mundo.

Al reto se suma no tener país. En 2007 dejé Cuba y sepulté con ello toda posibilidad actual de ser publicada allí. Ese año había ganado el Premio Nacional de Narrativa Francisco (Paco) Mir con el libro de cuentos “33 segundos sobre un tobogán” que, además de la dotación en metálico, incluía la publicación del libro, el cual hasta fecha no me consta que se haya publicado. Aún así, no tuve la certeza de que en mi país ya no contaba hasta 2009, cuando un editor de la Isla rechazó un proyecto de libro que él mismo me había pedido meses antes.

No tener país, y tampoco contar en el nuevo territorio, no ser ni de aquí ni de allá, ese sino, me hacía pensar que publicar sería algo remoto. Sobrevivir en el nuevo contexto deja poco tiempo para resucitar aspiraciones. Actualmente apenas escribo, de los dos últimos años en La Habana, donde escribía cada día como exorcismo, carrera de obstáculos y ancla a los sueños, queda muy poco -en Cuba se tiene todo el tiempo del mundo para soñar y cero horas para vivir la realidad-; quizás los retazos de ese ímpetu están, como graffitis digitales, en alguna calle de internet. Y de una de esas calles, concretamente en ese micro-país que es Twitter, llegó la posibilidad de que perdiera la virginidad como escritora publicando un libro erótico.

Mucha gente suele subestimar a las redes sociales, no los culpo, están plagadas de ignorantes que escriben mutilando el lenguaje con abreviaturas, faltas garrafales de ortografía, spam publicitario, identidades falsas y mucha vulgaridad. Pero también hay profesionales, poetas de lo cotidiano, artistas, médicos, universitarios, personas excepcionales y sencillas; nativos del Planeta Internet, el único donde podemos vivir la ilusión de creernos ciudadanos del mundo. Ahora puedo escribir aforismos en 140 caracteres que tristemente no leerán mis coterráneos por la ínfima conectividad en la Isla, pero sí nuevos lectores en Argentina, España o que un editor mexicano se interese por mis textos.

Agradezco a  Sergio Santiago Madariaga (@Hterefit) por confiar en una desconocida, entonces incluso bajo seudónimo, y darme la oportunidad de mostrar que detrás de una cuenta de Twitter hay personas escribiendo historias que otros puedan llevarse a la cama.

El escritor es un seductor, si emplea las palabras adecuadas se liga a cualquier lector textualmente activo. Da igual si son muchas o pocas, lo importante es que sean las palabras exactas para activar el deseo y se dejará follar por la lectura.

El sexo es un elemento natural en mis textos, como la sal en las comidas, aunque a veces puede ser el ingrediente principal nunca me había propuesto hacer un libro erótico y quizás no se me hubiera ocurrido, pero a Sergio Santiago sí, de ahí que rebuscara en mis cuentos ese erotismo perdido que se dejaba entrever en los tweets.

Así se conectaron dos escrituras aparentemente distantes, relatos creados en La Habana pre-virtual y microtextos nacidos en ese laberinto llamado Twitter que, sin dudas, no sirve únicamente para desahogar pajas mentales.

Dos años después de haber dado vida a un seudónimo que más tarde abandoné para hablar desde mi propia voz, dejo estos tweets, publicados en ‘Faithless’ (Habitación 69 Ediciones, México DF, 2011) como prueba de que se puede crear en cualquier contexto o herramienta, si creemos en lo que hacemos.

https://twitter.com/#!/GeishaTropical/status/8785112871
https://twitter.com/#!/GeishaTropical/status/6864734357

Anuncios

Acerca de Lien C. Lau

Nací el 22 de agosto de 1980, en el barrio de Luyanó, en La Habana, Cuba. Y ese es sólo el principio de la historia de una serie de mudanzas, Santa Clara, Trinidad, La Habana otra vez y ahora Madrid. Esta última mudanza me ha des-colocado a otra dimensión, he viajado de la ficción a la realidad, he revivido del coma profundo y ahora intento comprender por qué soy la hija renegada de papá comunismo, la muñequita defectuosa de la fábrica de mutantes, ahora trato de vivir disfrutando de todo lo que se me negó. El resto, eso que ponen los curriculums puedes leerlo en mi página web: http://www.liencarrazana.com/

Comentarios

Un comentario en “Perder la virginidad con un libro erótico

  1. Querida Lien,

    Te sigo en twitter y hasta hoy me di cuenta de que tenemos algo en común: el gusto y pasión por la literatura. Mas fascina.

    También me ha encantado esta entrada y la manera en que expones tus pensamientos. Eres admirable!

    Felicidades por tus logros

    Publicado por Ever B. Martínez | octubre 31, 2011, 22:21

Deja un comentario, idea, protesta, sonrisa, rastro de ti...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 8.177 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: